Superando las Cinco Disfunciones de un Equipo: Cómo Valid Crea una Cultura Organizacional Orientada a Resultados

||Superando las Cinco Disfunciones de un Equipo: Cómo Valid Crea una Cultura Organizacional Orientada a Resultados

Valid, a través de nuevas soluciones y  nuevas ubicaciones globales, está continuamente adaptándose y evolucionando para atender a las diversas necesidades de nuestros clientes y del mundo a nuestro alrededor. Con nuestro continuo crecimiento y éxito, nuestro equipo de liderazgo también ha crecido y cambiado. En un entorno de tecnología en constante evolución, es más importante que nunca establecer un marco sólido sobre el cual se puede construir un equipo de éxito.

Las Cinco Disfunciones de un Equipo, de Patrick Lencioni, ha demostrado ser una herramienta útil de crecimiento organizacional, permitiendo que nuestro equipo no solo hable el mismo idioma, se desarrolle y logre alcanzar resultados, sino también propiciando que cada miembro del equipo desarrolle la capacidad de brillar individualmente a lo largo de ese proceso. ¿Cómo funciona eso? Vamos a examinarlo más a fondo.

Las Cinco Disfunciones de un Equipo describe lo que sucede cuando a un equipo le faltan los elementos funcionales principales, y cuál es el impacto directo en los resultados. Para reducir los malentendidos y la confusión entre el equipo, es importante entender que hay cinco disfunciones y cada una de éstas se debe afrontar de forma individual.

Ausencia de Confianza

Todo comienza con la confianza. Sin confianza, uno se queda sin cimientos. Si los miembros del equipo no son capaces de revelar sus debilidades, de ser vulnerables y de abrirse unos con otros, acaba desarrollándose una cultura de ausencia de confianza. Esto hace que los individuos desarrollen comportamientos defensivos, lo que hace que sean más reticentes a pedir ayuda –o a ayudar– a otros compañeros de equipo. Al compartir experiencias, completar tareas, demostrar credibilidad y desarrollar una intuición certera en cuanto a las características singulares de cada compañero, los equipos son capaces de superar esa disfunción.

Temor al Conflicto

Las decisiones inferiores o incorrectas generalmente son el resultado de un entorno en el que los miembros del equipo no expresan sus opiniones abiertamente. Si los miembros de un equipo no confían unos en otros, por lo general son incapaces de participar en un debate o discusión acalorada y sin reservas. Esto hace que los conflictos sean evitados, lo que generalmente crea una armonía artificial, pero no trata el problema original en cuestión. Cuando el conflicto se aborda de manera respetuosa y con cuidado, puede ser positivo y productivo.

Falta de Compromiso

La ambigüedad generalmente prevalece en un equipo sin conflicto. El apoyo se produce cuando la opinión de un individuo se incluye en el proceso de toma de decisiones: generalmente a través del debate. Un equipo no siempre necesita llegar a un consenso, pero tiene que asegurarse de que todos tengan voz. Los equipos más productivos toman decisiones conscientes y transparentes cuando consideran que cuentan con el apoyo y el compromiso del equipo en su conjunto.

Evitar Responsabilidades

Un equipo no puede tener responsabilidad cuando hay una falta de compromiso entre los miembros del equipo. Si un equipo no viste la camiseta, es mucho más probable que sus miembros no se responsabilicen por nada. Para tener éxito, un equipo debe tener una manera de medir el progreso. Esto se lleva a cabo sabiendo cuáles son los patrones del equipo, lo que se necesita hacer, quién lo hará, y hasta cuándo.

Menosprecio a los Resultados

Cuando un profesional no afronta sus responsabilidades, a menudo tiende a proteger sus propios intereses, y no los intereses del equipo. Sin la asunción de responsabilidades, los resultados que un equipo ESPERA alcanzar nunca se concretarán. Un equipo solo puede estar orientado a resultados cuando cada uno de sus miembros sitúa los resultados del equipo por encima de su propio beneficio personal. Los resultados deben ser transparentes y los comportamientos deben ser recompensados ​​cuando contribuyen al éxito general del equipo.

El líder de un equipo ayuda al grupo a vencer esas cinco disfunciones al liderar a través del ejemplo y al establecer una actitud positiva. El líder debe hablar abiertamente de sus debilidades, alentar conflictos saludables, asumir y exigir responsabilidades, establecer patrones y comunicar claramente los resultados del equipo.

En Valid estamos construyendo una cultura de innovación a través de la adopción de nuevos productos, tecnologías y de filosofías progresivas de negocio. Una cultura orientada a resultados no se puede lograr sin confianza, , compromiso y asunción de responsabilidades. El liderazgo de Valid se orienta a alcanzar el éxito a través de la superación estratégica y metódica de estas cinco disfunciones en los equipos.