2018-06-28T19:55:18+01:0028/06/2018|Etiquetas: , , , |

By: Chuck Wilson, Content Proposal Manager – Identity Solutions, USA Region

La mayoría, sino todos los contratos de permisos de conducir / documento de identidad, incluyen provisiones para la Recuperación ante Desastres (DR), especificando instalaciones de producción de respaldo para garantizar una respuesta rápida a la demanda frente a las interrupciones en las instalaciones de producción primaria. La experiencia ha demostrado que la mayor parte de las instalaciones secundarias de DR que solo se ponen en marcha en caso de desastres o para la realización de pruebas, generalmente, no logran una respuesta adecuada cuando ocurre un desastre.

En primer lugar, todo desastre es diferente y son raras las veces que corresponden a los escenarios desarrollados para crear y probar el sistema. En una situación real de desastre, la mejor respuesta sucede después de considerar las circunstancias cuidadosamente, situación para la cual se dispone de poco tiempo y generalmente, escasos recursos.

En segundo lugar, iniciar la producción en una instalación DR asume que todo el equipo de TI, los túneles de datos y materiales están listos para funcionar con tan solo «apretar un botón». Generalmente no es así: los procesos de fabricación de los documentos se han vuelto muy complejos para comenzar correctamente de un momento a otro.

Por último, iniciar la producción en una instalación DR asume que el personal de esa instalación está familiarizado con los aspectos cotidianos de la producción, es decir, con los procedimientos menores y no documentados que hacen fluir la producción diaria sin sobresaltos. Sin poner en marcha el programa todos los días, la instalación DR no desarrolla estos procesos. La verdad es que los desastres justificados generalmente ocurren junto con un segundo desastre–afortunadamente, uno menos grave– cuando se activan las instalaciones DR.

Mejores Prácticas de Recuperación ante Desastres para Emisión de Credenciales

La mejor práctica para la planificación y la continuidad de los negocios durante los desastres puede ser una técnica, un método, proceso o actividad que es eficaz para restaurar la operación de una empresa después de un desastre o un evento que interrumpe los procesos de una empresa.

Mediante la aplicación de procesos, comprobaciones y pruebas apropiadas, el resultado deseado se puede alcanzar con pocos problemas y complicaciones imprevistas. Las mejores prácticas pueden definirse como las maneras más eficientes (es decir, que requieren el mínimo esfuerzo) y eficaces (que generan los mejores resultados) de realizar una tarea, basada en procedimientos repetibles que se han comprobado a lo largo del tiempo.

  • Crear registros de todos los sistemas necesarios y actualizarlos periódicamente: los sistemas informáticos / impresoras usadas ​​y sus configuraciones deben documentarse, así como las actualizaciones de software y firmware. Esto debe incluir todos los service packs, arreglos y QFEs (quick fix engineering) que fueron aplicados.
  • Validar que toda la tecnología esté instalada apropiadamente y que haya sido configurada correctamente desde el principio: una solución de tecnología que se haya implementado de manera adecuada en términos de hardware, firmware y software reducirá drásticamente los problemas y el tiempo de mantenimiento en el futuro. Una configuración inicial apropiada también ahorrará tiempo y reducirá los problemas que involucran las actualizaciones, las reparaciones y otros cambios.
  • Monitorizar los procesos y las personas para evaluar lo que es crítico: garantizar que las instalaciones, las personas y la infraestructura sean adecuadas a las necesidades y contingencia actuales. Una evaluación que examina y analiza las capacidades y los requisitos medioambientales periódicamente puede proporcionar información valiosa para ayudar a mejorar la eficiencia.
  • Formar equipos sustitutos para ejecutar los procedimientos de DR / Continuidad de Negocios (BC): las personas son la línea de frente en lo que se refiere al apoyo operacional. Un equipo que no haya sido adecuadamente formado en el uso de procesos y procedimientos DR/BC estará en desventaja si ocurre un evento. Todos deben tener el conocimiento y las habilidades para lograr proporcionar la ayuda correcta. Esto no solo ayuda a reducir el tiempo de mantenimiento, sino también significa lograr más rendimiento y un mayor ROI mediante un mejor y más inteligente uso de TI. Además, los equipos de operaciones y de TI deben practicar cómo recuperarse ante los fallos en el sistema o desastres. Esto incluye la restauración de todos los procedimientos anteriores.
  • Registrar y difundir una definición clara de declaración cuando ocurre un desastre o una interrupción en los negocios, poniendo en marcha el proceso de DR/BC: es necesario que exista un proceso claro para asignar recursos con base en la importancia y disponibilidad. Esto definirá las «reglas de acción» para quien lo hace, así como el qué y cuándo, mientras se minimizan los factores que pueden impactar de forma negativa en las operaciones de la empresa. Como parte de este proceso, debe existir un punto de división claro que separa la resolución de un problema y la recuperación después de un problema.
  • Integrar los procesos de DR/BC con gestión de cambios: los cambios son inevitables en cualquier ambiente grande. Es difícil mantenerse actualizado con el torrente de nuevas aplicaciones de TI, las tecnologías emergentes y las nuevas herramientas. Por eso, es clave crear, implementar y mejorar continuamente los procesos de gestión de cambios y la configuración.
  • Centrarse en resolver los problemas antes de que afecten a la empresa: en la velocidad actual de los negocios, los arreglos que se hacen mucho después del evento no valen. Los problemas deben ser anticipados y resueltos antes de que ocurran. Es importante identificar los riesgos asociados a las personas, los procesos y las tecnologías, para que se puedan aplicar las medidas apropiadas. Se debe compensar un nivel inadecuado de apoyo con una planificación que incluya características proactivas tales como el análisis de las reparaciones y el apoyo a la gestión del cambio.
  • Cuando sea posible, se debe contar con un hot site del sistema crítico replicado y con un equipo completo: la mejor manera de crear esto es contar con máquinas replicadas en dos instalaciones personalizadas con carteras separadas, permitiendo que se pueda realizar el mismo trabajo, pero de tal manera que cada lugar pueda absorber totalmente la carga de trabajo de la otra cartera en el caso de que ocurra un evento catastrófico. De esta manera, se reduce el intervalo de tiempo entre el reconocimiento de un evento de mantenimiento y la implementación completa de DR. Lo mismo ocurre si dos lugares con un 100% de capacidad operativa procesan datos cada uno con un 50% de capacidad, lo que permite tener capacidad de tolerancia ante los fallos.
  • Actualizar y someter a prueba el Plan de DR: las pruebas de DR/BC deben ser realizadas antes de poner en operación el sistema de produccióny esas pruebas deben repetirse al menos una vez por año. La prueba debe incluir todos los procedimientos de recuperación.

El sistema de emisión de credenciales de Valid fue creado desde cero con el propósito de que sea robusto y a prueba de desastres. Mantenemos instalaciones dobles completamente equipadas y con equipos completos y nuestros equipos en ambas instalaciones comparten la experiencia de producir las mismas credenciales para cada cliente. Mientras que, rutinariamente, dividimos la demanda de producción entre los dos lugares de producción, mantenemos la capacidad y los recursos en cada lugar para procesar el 100% del volumen total de credenciales. ¡Valid es una empresa comprometida en brindar a nuestros clientes la mejor actitud de Recuperación ante Desastres en la industria! Para obtener más información, contácte con info@valid.com o haga clic aquí para recibir información de nuestras soluciones.