2019-06-04T21:14:12+00:0004/06/2019|Etiquetas: , , , |

por Alberto Hernandez – Director de Operaciones de Valid

Los bancos comunitarios han contado con algunas de las condiciones económicas más favorables para el crecimiento. Una combinación de bajas tasas de interés, una economía en crecimiento y regulaciones flexibles en los últimos años se han unido para crear excelentes condiciones para que todas las instituciones bancarias prosperasen.

Sin embargo, a pesar de esta oportunidad, los bancos comunitarios se están quedando rezagados en comparación con sus competidores corporativos. Datos recientes muestran que, si bien los bancos comunitarios representan el 50% de las sucursales en los EE.UU., han registrado solamente un crecimiento del 20% en depósitos en los últimos tres años.

Es posible que no tengan los presupuestos o el talento tecnológico de gigantes financieros como JPMorgan Chase o Bank of America, pero aun así los bancos comunitarios deben hacer un esfuerzo por ofrecer los servicios modernos y la seguridad que los clientes esperan.
Ya no se trata solo de un entorno en línea para los servicios bancarios ni de portales para pago de cuentas: esas características son las expectativas estándar mínimas del consumidor. En vez de centrarse en ello, los bancos comunitarios deben enfocarse en ofrecer a los clientes los mismos servicios de vanguardia y con la misma seguridad avanzada que sus competidores. Lo anterior, combinado con el excelente servicio al cliente y el profundo apoyo de la comunidad que siempre han brindado estos bancos, hay una gran oportunidad para que se modernicen y evitar que los clientes busquen otras opciones.

Los bancos comunitarios deberían abrazar su tamaño relativamente pequeño y las relaciones cercanas con sus clientes para ser más ágiles en responder a sus necesidades.

La seguridad y fiabilidad de los pagos, especialmente para las pequeñas empresas, es primordial, pero puede ser una propuesta costosa. Las sugerencias sobre mejoras de seguridad o modificación de los sistemas de pago tienden a caer en oídos sordos cuando los clientes dan feedback a los grandes bancos corporativos; después de todo, cambiar los sistemas de pago en toda la empresa no es una tarea fácil. Sin embargo, los bancos comunitarios son lo suficientemente pequeños y ágiles para atender rápidamente las necesidades de los clientes, y los que se comprometan a hacerlo estarán un paso adelante.

Afortunadamente, los bancos comunitarios no siempre tienen que comprometerse con este nivel de innovación por sí mismos.

En la última década, una gran cantidad de pagos intermediados por terceros y opciones de seguridad han llegado al mercado, muchos de los cuales están orientados a ayudar a las organizaciones más pequeñas a mejorar su infraestructura tecnológica para servir mejor a los clientes. Los bancos comunitarios deben pensar en cómo pueden aprovechar estas asociaciones para atender a las demandas de los clientes, en lugar de tratar de desarrollar este tipo de soluciones por su cuenta.

Este artículo también se puede leer visitando: PaymentsSource. (Solo en ingles)