2018-09-14T16:43:00+00:0014/09/2018|Etiquetas: , , , |

Por: Leonardo de Oliveira da Silva – DBA I

Hacer lo nuevo, realizando algo diferente de lo habitual, cambiando costumbres y prácticas, significa innovar. Y cuando nos proponemos enfrentar situaciones bajo una nueva óptica, enfocándonos específicamente en el mundo globalizado, abordando la resolución de algún problema o facilidad, estamos delante de una innovación tecnológica.

Existen varias innovaciones tecnológicas que se han producido en los últimos años. ¿Te has dado cuenta de esas innovaciones?

Hoy, podemos llamar un taxi sin hacer una señal, reservar un hotel ubicado al otro lado del mundo sin hacer ninguna llamada telefónica, calcular el tiempo medio de un recorrido de acuerdo con el tránsito local, hacer cualquier tipo de compras sin acudir a tiendas físicas y quién diría, depositar un cheque en la cuenta bancaria a través de una aplicación del móvil.

Las nuevas tecnologías están presentes en diversos sectoresy cada uno tiene sus propias dinámicas y características. La ruptura de formas antiguas a través nuevas plataformas de trabajo y consumo son cambios bruscos, pero no siempre perceptibles.

Cuando una empresa busca crear valor a sus clientes, haciendo que perciban que un determinado producto o servicio ofrecido pueden agregar más que el de sus competidores, aunque sea similar, está innovando.

La innovación tecnológica está directamente relacionada con el mercado, que induce al desarrollo de nuevos productos y tecnologías explotando el cambio como oportunidades que satisfagan las necesidades de los consumidores y empresas. En este escenario, es fundamental que los gestores estén atentos a los cambios, posibilitando también una cultura de innovación entre los empleados de la organización, incentivando la creación y la puesta en marcha de lo que es nuevo, dado que la innovación se ha convertido en una herramienta clave para las oportunidades de negocios o servicios en todos los entornos existentes en el mundo globalizado.

El libre mercado con la globalización ¬–que de cierto modo propició que la competencia sea algo inevitable para el performance de cualquier emprendimiento o solución estratégica– será guiado por la innovación tecnológica, donde nuevos modelos de negocios, servicios y procesos pasan a ser un factor fundamental en la competitividad cotidiana de las empresas.

La sintetización de ideas fundamenta la generación de riquezas que posibilitan estar un paso adelante respecto a los competidores.  En este ambiente de mutación continua de la mano de nuevas tecnologías y globalización, al considerar que todo puede ser innovado y mejorado, las ventajas surgen y aumentan la capacidad del negocio.